Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

El rincón clásico: entre Vivaldi, Strauss y Olmedo

POR CIUDAD CULTURAL

La música clásica sale de esta esquina ubicada en un costado de Pereira donde la gente habla, carcajea y lanza humo de cigarrillo que de forma ensortijada viaja por los rincones de este lugar, que ajustó 55 años de vida.

Fotografía de Colombia Reports

Al fondo está Olmedo, iluminado por una luz amarilla tenue que lo deja ver como un pequeño jerarca rodeado de decenas de acetatos, que entre música clásica, óperas y zarzuelas, se han convertido en la envidia y el deleite de visitantes. Cada noche disfrutan como esa leve carraspera de la aguja cae sobre el vinilo y suelta esas suites de Bach, logrando invadir el sitio. Ese momento es glorioso.

Olmedo de gafas gruesas, cenizo hasta las cejas, ya catalejo, obseso, de pantalones hasta las rodillas, media blanca, para muchos gruñón para otros un hombre silencioso, dedicado a atender a sus clientes de toda la vida, se pasea por el estrecho lugar, habla con unos, le da la mano a otros, recibe un ron y de pronto Myriam, una mujer de piel blanca ubicada en una de las mesas de madera, grita su nombre y le pide en voz alta que la complazca con la Traviata de Verdi. Olmedo le lanza una mirada de reojo, sonríe, gira su grueso cuerpo, camina hacia la barra y se interna en esos discos que son su tesoro. Fija sus ojos en ellos, y sin vacilar saca una pasta que dice: las mejores óperas del mundo. “Siempre me ha gustado coleccionar música”, dice entre dientes este hombre mientras un cliente le pide una ronda de pandeyucas, los cuales están ubicados en un pequeño mostrador metálico de esos con bombilla interna, que los mantiene calientes. “Soy amante de la música, soy un coleccionista y me encanta escuchar música. He llegado a pagar hasta 50 mil pesos por un disco, cuando por lo general me cuestan entre 10 y 12 mil”, cuenta de nuevo en medio de botellas de cerveza, gajos de limón exprimidos y con gente que a pocos metros se deleita con esos pasajes de Vivaldi, Strauss y Beethoven. “Me gusta la novena sinfonía y la quinta. Me encanta la música clásica. Es muy tranquila”, cuenta Olmedo, quien revela que para mantener el cuidado de los discos, es necesario mantenerlos en el estuche y limpiarlos con un trapo mojado con un poquito de agua.

Luego toma aire y dice su nombre completo: Olmedo Ospina Aguirre, y cuenta con exactitud, que las puertas de ese lugar, que en su momento fue un granero, estuvieron abiertas al público el 8 de marzo de 1954 y que llevaba como nombre Granero Ospina, “pero en 1965, lo cambié por el Rincón Clásico”. Mira hacia atrás y señala los discos y dice que hay 5.300 en Long Play; 1.500 en discos compactos y 1.200 casetes, todo de solo música clásica. Olmedo deja de hablar, se aparta y contesta el teléfono.

En otra de las mesas está Manuel Gonzalo Mesa, quien recuerda en medio de la música, que desde hace 45 años visita el Rincón Clásico y mientras habla, se boga una copa de aguardiente. “Me gusta la música clásica. Me gusta la música vieja, desde Julio Jaramillo para atrás. Me gusta la música de los 60 y 70”, relata. Destaca que el Rincón es un lugar importante porque se escucha música que no se oye en las emisoras ni en las demás cantinas. “Son muy pocos los sitios en Pereira que tienen el gusto por esta música”, destaca. Levanta las cejas y comenta que viene mucho extranjero y que ha visto personas que vienen desde Europa con la dirección del Rincón Clásico y que es gente que quiere conocer el lugar. “Llegan directamente a este sitio. Les han hablado del Rincón Clásico y es bonito ver, que venga gente a escuchar música que a veces ni en Europa ni en los Estados Unidos se oye, especialmente música clásica”, precisa con cierto asombro. Viene un nuevo trago, y agrega que además viene mucho coleccionista. “En Bogotá son muy pocos los negocios donde se escucha música clásica o música de hace 60 o 70 años. Debe haber muchos sitios en Medellín, en Cali, pero este sitio es muy especial”, enfatiza.

A las 2:00 de la mañana la fiesta está en su hervor. Las parejas se besan. Otros corean. Olmedo con 58 años de edad es el centro. La gente le pide temas, se lo pelean de una mesa a la otra, trae y lleva copas de trago, revive anécdotas, habla de ex presidentes que han estado sentados en su bar y de mujeres bellas que no se olvidan de él. El Rincón Clásico es memoria viva, tangible y sonora de una esquina de Pereira cargada de historia y de recuerdos que se vuelven inolvidables.

Visitas de hoy:

1

Visitas de ayer:

3

¿Tienes preguntas?

¿Tienes alguna pregunta? ¿Alguna idea para mejorar? ¿Te interesa hacer parte de CIUDAD CULTURAL?
¡Comunícate con nosotros, y hagámoslo real!

CIUDAD CULTURAL

Avenida Circunvalar Nº 15-04.
Enseguida de la iglesia San José,
frente al Hotel Movich.
Teléfono: 3193533147

¡Contáctanos!